El muerto 86 de AMIA

0
171

El sábado 18 de enero se cumplieron 5 años del asesinato del Fiscal de la causa AMIA Alberto Nisman (z”l). Los responsables aún están sueltos, el nuevo presidente de Argentina hasta dice que no hay pruebas de asesinato-aunque ya la Suprema Corte de Justicia de Argentina lo ha determinado- y la sensación es que la justicia se aleja cada vez más.

Ana Jerozolimski/Israel Internacional

Saber que de fondo hay un escenario en el que los terroristas no descansan, en el que Irán arma a los enemigos de Israel que se hallan en sus fronteras y que el antisemitismo va en aumento, agrega frustración.

Tuvimos el honor de conocer personalmente al Fiscal Alberto Nisman cuando ya se le había encomendado la investigación del atentado contra la AMIA. El primer encuentro, tras una  conferencia suya en Jerusalem, fue en el 2007. En el 2012, al cumplirse 20 años del atentado contra la embajada de Israel en Buenos Aires, fue invitado a una conferencia en Jerusalem y nuevamente fuimos a escucharlo.

Siempre encontramos en él a un hombre valiente, cuya valentía derivaba de la convicción en sus principios, sin melodrama ni pretensiones. Era una valentía de quien habla con firmeza y en voz baja, porque sabe que trae la fuerza de la verdad, aunque con ello se juegue la vida.

«Nosotros, humildemente, no vamos a cejar un momento, vamos a proseguir la investigación, no vamos a callar nada de lo que sabemos y de lo que se averigua», nos dijo en el 2012. »

Es una obligación que se sepa todo esto en todos los ámbitos, porque hace a la actuación de un Estado que promueve el terrorismo», afirmó en relación a la República Islámica de Irán, varios de  cuyos jerarcas están requeridos por Interpol, en base a las pruebas fehacientes sobre su sol en los atentados, que presentó Nisman.

«Y vamos a seguir reclamando ante todas las instancias internacionales. Es importante también que la comunidad internacional nos siga acompañando en nuestro hasta ahora lamentablemente infructuoso reclamo , porque las personas no están detenidas, para que sean juzgadas y condenadas».

El resumen de sus palabras , fue entoces categórico: «Solamente cuando estas personas estén tras las rejas y condenadas, mi labor va a haber terminado. Pero recién en ese momento y no antes, las víctimas van a poder descansar en paz».

Ahora, lamentablemente, Nisman mismo es el muerto 86 de la AMIA, que se suma a los 85 cuyas vidas fueron cobradas por la bomba terrorista preparada por Irán y Hizbalá. Y continúa la impunidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here