El mito del terrorista ‘lobo solitario’

0
149

Si bien los llamados «terroristas solitarios» pueden decidir actuar por su propia voluntad, todos comparten la misma mentalidad deformada por la cual el asesinato de judíos, ya sea en nombre del «Islam» o en nombre de la «causa palestina, «es algo bueno.

Nadav Shragai/Israel Internacional.-

En los últimos años, el terrorismo palestino cobra sus víctimas de una de dos maneras: en ataques en lugares concurridos, causando tantos daños y víctimas como sea posible, o en carreteras secundarias, en áreas aisladas, donde nadie puede acudir en ayuda de la víctima y desde donde el terrorista puede huir más fácilmente.

Esther Horgan, madre de seis hijos que fue asesinada el domingo 20 de diciembre de 2020  cae en la segunda categoría. La mataron en el corazón de una pintoresca arboleda, comúnmente conocida como el «patio trasero» de Tal Menashe, la comunidad de Samaria donde vivía.

Horgan fue la última víctima en morir aparentemente «fuera de la vista». Como en otros casos similares, los terroristas no fueron suficientes con el asesinato, agregando la mutilación a su ya atroz crimen.

El marcado contraste entre la naturaleza pacífica, con sus cielos soleados y floración floral, y las atrocidades cometidas en medio de ella nunca deja de sorprendernos. Aún así, la mejor manera de contrarrestar tales actos de terrorismo es adherirse al instinto judío más saludable que existe: el avivamiento.

Vivir y construir a pesar de la muerte y el duelo; plantar ante el desplazamiento; erigir comunidades en nombre de las víctimas y consagrar su memoria a través de la acción positiva; así es como se venga de los asesinos y de todos aquellos que nos desean daño.

En unos días, cuando el asesino sea capturado, los expertos volverán a hablar de «terrorismo de lobo solitario», señalando, presumiblemente, que el perpetrador actuó solo y no en nombre de un grupo terrorista conocido.

Sin embargo, el mero concepto de «terrorismo de lobo solitario» es engañoso. Los lobos, después de todo, viajan en manada y aunque estos individuos pueden decidir actuar por su propia voluntad, todos beben del mismo pozo envenenado y comparten la misma mentalidad deformada por la cual el asesinato de judíos, ya sea en nombre del «Islam , «o en nombre de la» causa palestina «, es algo bueno.

Quienes apuñalan a sus víctimas, les disparan, les atropellan o les golpean la cabeza con piedras se sienten inspirados para llevar a cabo sus ataques «solitarios» por la continua glorificación del terrorismo por parte de la Autoridad Palestina, y esto tampoco debe olvidarse.

https://www.israelhayom.com/opinions/the-myth-of-lone-wolf-terrorism/

Los asesinos palestinos en nombre del palestinismo o del islamismo están sedientos de sangre, Los mismos miembros de Hamás se definen a sí mismos como «bebedores de sangre de judíos».

http://www.worldsecuritynetwork.com/Israel-Palestine/Itamar-Marcus-and-Barbara-Crook-/Hamas-VideoWe-will-drink-the-blood-of-the-Jews

Es más «cómodo» y nada conflictivo para los líderes de opinión, políticos y politólogos afirmar que los terroristas palestinos y/o los terroristas islamistas que perpetran atentados en Israel o Europa son «lobos solitarios» o enfermos mentales o pobre gente que ha malinterpretado el Islam, así no es necesario indagar la fuente venenosa en que se nutren estos terroristas. Pero estos líderes de opinión, políticos y politólogos sí que analizan los delitos de género y lo achacan a la cultura machista y de heteropatriarcado, así como también culpan, y con razón, a la ideología supremacista racista y/o extrema derecha de los atentados racistas, pero no entran a dilucidar qué relación tiene el Islam con los atentados de los palestinos o islamistas en Europa.

La prensa en general cuando informa sobre los atentados islamistas habla de terrorismo, sin adjetivos, a diferencia del resto de atentados en los que se añade el adjetivo, y aún menos se habla de la fuente religiosa de la que emana esta conducta criminal de odio hacia el no-musulmán y el musulmán que no es «como Alá manda».                                            Cuando se habla de terrorismo islámico en la prensa europea es tabú nombrar la religión de los yihadistas, hay un silencio ensordecedor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here