El largo y tortuoso camino del Plan de Paz de Trump en el Medio Oriente

0
244

En la medida que pasan los días del anuncio llamado por el presidente norteamericano Donald Trump, comienzan a decantarse las posiciones en distintos ámbitos. La ruptura de relaciones con Estados Unidos e Israel complica y aleja más las posibilidades de que dicho acuerdo se concrete ¿Qué va a pasar de aquí en adelante?

Apolinar Martínez-Mario Beroes/Israel Internacional

La mayoría de los países europeos da su afirmación. En el mundo árabe existen desde quienes con cautos como Egipto, hasta radicalmente a su favor , caso de Arabia Saudita.

Los rusos, con todo y la visita expresa de Benjamín Netanyahu señalaron que “la solución sólo corresponde a israelíes y palestinos”

Irán y Turquía la rechazaron de pleno. ¿Y los palestinos cómo han reaccionado, qué opinan?

“La bofetada del siglo”

La primera respuesta, si así puede llamarse, provino del presidente palestino Abu Mazen, quien ni siquiera atendió la llamada del presidente norteamericano

Poco antes de la presentación de Trump, a quien acompañaba Netanyahu, el vocero de los terroristas de Hamas, anunció que no aceptarían nada y por el contrario instaba a “matar judíos” y aumentar los ataques contra Tel Aviv.

Se conoció en el interín la llamada de Abu Mazen al líder de Hamas “para unificar la respuesta”. Y esto es el resultado:

Para ellos, la idea de “dos estados”, con capital en Jerusalén es una vieja idea que siempre han rechazado los palestinos por considerar que es “legalizar” la entrega de un territorio que consideran como suyo, pese a que Israel tenga en ella su capital.

El presidente Abu Mazen, ya dijo que es «la bofetada del siglo», y consideró la propuesta mucho más israelí que todo lo que se ha hecho desde la firma de los Acuerdos de Oslo en 1.993.

«Es agresivo y provocará mucha ira», afirmó el portavoz del grupo islamista Hamas, Sami Abu Zuhri. Al mismo tiempo se conoció que ha sido convocada  la próxima semana una reunión en Gaza entre los rivales internos Al Fatah y Hamas para hacer frente ante lo que denuncian como «conspiración israeloamericana».

Pareciera que la propuesta Trump lejos de conseguir adeptos en el dividido campo palestino, estaría obrando a favor de unificarlos. Es demasiado compleja esta relación israelí-palestina por lo que todo intento de mejorarlas, requiere de mucho esfuerzo.

«Le hemos dicho mil veces no a Trump”, recordó el presidente de la Autoridad Palestina. “No hay lugar en la mesa de negociaciones para ninguna parte de este acuerdo», recalcó Abbas, quien había solicitado la convocatoria extraordinaria del organismo panárabe para “prevenir que surja un consenso que legitime la propuesta de EE UU”.

Representantes diplomáticos de Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Omán asistieron a la presentación del plan de Trump junto con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Gobiernos próximos a Estados Unidos, como los de Arabia Saudí y Egipto, solicitaron a los palestinos ‘estudiar cuidadosamente” la propuesta antes de rechazarla de entrada.

No es la primera vez que el rais palestino anuncia la ruptura de lazos con Israel. En marzo de 2015, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) acordó la suspensión de la cooperación de seguridad, sin que llegara a ejecutarse la decisión. En julio del año pasado, Abbas aseguró que iba a dejar de aplicar los acuerdos suscritos con Israel, sin que la declaración se plasmara después en hechos.

La dirección política palestina tiene previsto reunirse en los próximos días para poner en marcha la decisión del presidente. Las protestas populares contra el acuerdo del siglo han tenido un limitado seguimiento. El masivo rezo del viernes se desarrolló sin incidentes en la emblemática mezquita de Al Aqsa, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, y la normalidad era patente este fin de semana en ciudades de Cisjordania como Hebrón o Belén.

“El plan de paz nos deja a los palestinos apenas el 11% del territorio histórico (el de mandato británico hasta 1948)”, aseguró Abbas en El Cairo. “Hemos aceptado las fronteras de 1967 (Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este), que representan el 22%”. También aseguró que la Autoridad Palestina sigue apostando por un proceso de paz siempre y cuando esté regulado por «un mecanismo» en el que participe la comunidad internacional y no solo Washington. “Nunca aceptaré este plan”, remacho el veterano líder, próximo a cumplir los 85 años. “No quiero pasar a la historia como quien vendió Jerusalén”.

El presidente de la Autoridad Palestina explicó que se había negado a hablar con Trump por teléfono y a recibir el texto del plan de paz antes de informar a la Liga Árabe de que llevará de nuevo la cuestión palestina ante el Consejo de Seguridad de la ONU, donde Estados Unidos cuenta con derecho de veto.

La propuesta de la Casa Blanca ofrece permutas de territorios israelíes a los palestinos en compensación parcial por la anexión de los asentamientos y del valle del Jordán, y postula la congelación durante cuatro años de la expansión de las colonias judías en Cisjordania. También plantea el establecimiento de la capital del futuro Estado palestino en suburbios de Jerusalén separados de la ciudad por las barreras y muros erigidos por Israel.

La ejecución del acuerdo del siglo tiene su eje en un programa de inversiones internacionales de 50.000 millones de dólares durante diez años para los territorios palestinos y los países árabes vecinos. “El plan de Trump no respeta los derechos fundamentales y las aspiraciones delos palestinos”, concluyó la Liga Árabe.

La propuesta Trump está comenzando, pero pareciera que el camino es como uno de los temas más hermosos del cuarteto británico Beatles: «Un largo y tortuoso camino a casa».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here