El árabe también se habla en la cancillería de Israel

0
267

Las redes sociales mueven montañas, son tribuna de “fake news” pero también una excelente vía de comunicación cuando no hay posibilidad técnica de un contacto directo personal. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel las usa continuamente, en diversos idiomas, y el árabe, aunque suene extraño, es considerado el más exitoso. Es lo que se llama Diplomacia Digital.

Israel Internacional

Pues al frente de este recurso, en idioma árabe, está Yonatan Gonen, periodista, dedicado siempre al tema de Oriente Medio y el mundo árabe. En la universidad estudió Comunicaciones y Medio Oriente, y siente que toda su vida se ha dedicado a la combinación de ambas cosas.

Yonatan Gonen de visita en Egipto, Siempre se interesó por el mundo árabe.
.

-Yonatan, las redes sociales han abierto posibilidades antes impensables, de contacto directo con gente a la que uno nunca puede ver personalmente. Cuando se trata de Israel y sus vecinos en el mundo árabe eso es especialmente notorio.

-Exacto. De hecho las redes sociales son la única vía de contactarnos directamente con los ciudadanos de los países árabes, esquivando a los gobernantes y los medios de comunicación tradicionales, que generalmente no son muy propensos a mostrar a Israel en forma ecuánime ni a contar toda su verdad, a mostrar el cuadro completo.

-Tienen gran cantidad de seguidores, pero no solamente gente que comenta lo que ustedes publican sino que hay gente que toma la iniciativa de escribirles para plantear o pedir cosas.

-Así es. Nos escriben sobre temas médicos, con preguntas y comentarios. También recibimos pedidos de gente que pide asilo político o que quiere venir a vivir en Israel. No te imaginas la cantidad de árabes de la región que dicen que quieren vivir acá, visitar Israel, estudiar en Israel, todo tipo de cosas. Es muy común. Y evidentemente, también es bastante complicado.

-¿Qué les responden? ¿”Perdonen pero habrá que esperar a que haya paz”?

-Ante todo está claro que parte de la respuesta siempre es que nuestra esperanza es que llegue un día en el que las circunstancias lo permitan y que todo eso sea posible sin demasiados trámites. Pero claro que hay un proceso consular, explicamos que hay que dirigirse a una de las embajadas de Israel en el mundo, explicar que uno quiere venir de visita, que hay formularios formales que completar, que se pueden presentar y cada solicitud es estudiada. Pero es lo máximo que podemos decir en ese aspecto.

-Pero te diré que bastante asiduamente hay delegaciones de países árabes que llegan a Israel en distintos marcos, aunque no siempre se publica. Pero eso no es por las redes sociales, así que me cuesta un poco hacer el seguimiento de ese aspecto concreto. Yo estimo que no mucha gente logró llegar a través del contacto con nosotros.

-Imagino que quienes escriben, no son de aquellos árabes que todavía soñaban con que Israel no exista.

-Claro. Tratan a los israelíes como un hecho, reconocen sus conocimientos y están dispuestos a plantear sus preguntas sin problema ninguno.  No lo ven como “colaboración” con el enemigo ni nada similar. Recordemos que en general plantean cosas que les son muy importantes, para ellos, para sus hijos o sus familiares que lidian con algún problema de salud serio y por eso están dispuestos también a recurrir a los israelíes pidiendo ayuda, porque saben que aquí pueden encontrar respuestas.

-¿Cuáles son vuestros contenidos?

-Nos concentramos en temas livianos, en el sentido de no estar abordando discusiones sobre los conflictos. Destacamos la convivencia en Israel, la inserción de los árabes en la sociedad. Hace un tiempo contamos por ejemplo sobre el nombramiento de un Embajador árabe a Azerbaiján.

-Caso singular, árabe cristiano, embajador del Estado judío en un país musulmán.

-Así es.

-¿No tratan los temas duros, problemas de seguridad, terrorismo?

-Sí, por supuesto. Cuando pasa algo duro, lo hacemos.  Si hay un atentado, no podemos publicar una receta de falafel. Contamos mucho sobre las innovaciones israelíes, el desarrollo, la investigación científica.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here