El Aissami entregó 150 pasaportes venezolanos a Hezbollah

0
35

La entrega de 150 pasaportes venezolanos por parte del entonces vicepresidente Tareck  El Aisami a agentes de Hezbollah es la nueva denuncia que el Centro Simon Wiesenthal acaba de dar a conocer a organismos de seguridad internacional y la prensa internacional.

Mario Augusto Beroes Ríos/Israel Internacional.-

La acusación, grave por lo demás, es hecha por el presidente del Centro Simón Wiesenthal para Latinoamérica, Ariel Gelblung, quien ha venido haciendo un minucioso seguimiento a las relaciones del actual ministro de Petróleo venezolano, Tareck El Aissami, con diversos entes vinculados al terrorismo musulmán como Hezbolláh e ISIS.

Estas acusaciones, que además vienen manejando cuerpos de seguridad estadounidenses, colombianos, brasileños e israelíes, vinculan al funcionario del régimen de Nicolás Maduro, con una serie de contactos, operaciones y negocios que El Aissami mantiene con miembros de la comunidad árabe anclada en la frontera entre Brasil, Paraguay y Argentina.

Gelblung asevera que Irán entendió que a través de Venezuela podrían ejecutar sus operaciones de extensión de sus políticas islámicas y panislámicas con mayor facilidad, contando con la buena pro del régimen de Maduro, a pesar de mantener sus vínculos con la triple frontera (Argentina-Brasil-Paraguay), donde existe una vieja comunidad libanesa que empezó a crecer y desarrolla muchas actividades de dudosa legalidad en Paraguay y que reside en Brasil, según detalla el presidente del Centro Simón Weisenthal en una entrevista concedida al portal Aurora-Israel.co.il.

«Desde la existencia de una alianza entre el chavismo e Irán, el epicentro ya no es la triple frontera, sino se ha trasladado a Caracas. Ahora no tienen que esconderse y sus negocios de dudosa legalidad están a la luz del día. Tanto así que hay cadenas de mercados iraníes, influencia iraní en la explotación y transporte del petróleo venezolano, y situaciones como la que hemos denunciado en reiteradas oportunidades, en donde el entonces vicepresidente Tareck El Aissami entregó alrededor de 150 pasaportes venezolanos (cuando Venezuela era parte de Mercosur) a agentes de Hezbollah y esos agentes se han transportado a lo largo de América Latina sin ningún tipo de restricciones».

 Las denuncias de Gelblung no son las únicas. La iglesia católica venezolana, a través de uno de los obispos más importantes de la curia, monseñor Mario Moronta, también ha dado a conocer el estrecho vínculo político y económico existente entre la nación islámica y el Estado venezolano en donde el país persa aspira a establecer una base geopolítica, además de las militares, en el  territorio y así poder cumplir con las amenazas a la civilización occidental.

A esto también se unen las acusaciones hechas por el embajador de Estados Unidos, James Story, quien reconoció estar al tanto de los vínculos venezolanoiraníes, y que dicha información es compartida por otros organismos de seguridad como el Mossad israelí y el DAS colombiano; inclusive con los embajadores destacados en la Organización de Estados Americanos (OEA)

Ahora bien, para dar un ejemplo de actualidad, el funcionario del Centro Weisenthal afirma que «la usina ideológica de donde salió la teoría que sostenía que Israel y los judíos son el virus Covid-19 fue generada desde el centro de intercambio cultural islámico iraní-latinoamericano con sede en Caracas».

AMIA: Una herida sin curar

Otro tema que también preocupa a la gente del Centro Simón Weisnthal es el caso de la voladura del Centro AMIA en Buenos Aires, donde se comprobó lacolaboración de terroristas y personal iraní. Gelblung afirma que además «hay una alta cuota de antisemitismo».

«Como abogado con más de 30 años de profesión, creo que la ineptitud de la justicia argentina y en general de la justicia de América Latina, es una variable de peso. Asimismo, cuando sucedió el atentado de la AMIA en 1994, el juez encargado sostenía que iba a llevar la mejor tarea posible pero que nadie estaba preparado para afrontar la investigación de un atentado terrorista internacional».

-Con respecto a Argentina, van a cumplirse 29 años de un atentado y 27 de otro, y seguimos con la misma no preparación. Así que pudo haber una enorme cuota de antisemitismo en aquellos que ayudaron a encubrirlo, a veces en organismos estatales o para estatales, que por ejemplo hicieron que se perdieran medios de prueba o que no se hizo lo suficiente para aclarar cómo se hizo el atentado. Pero creo que desde lo judicial lo que hay es una enorme ineptitud que tiene que ver con que somos subdesarrollados y es duro, pero estas situaciones son las que lo han demostrado. En cambio, en Francia se juzgó y condenó en diciembre a los autores del atentado de 2015 a Charlie Hebdo y al Hyper Casher, en algunos casos en ausencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here