Un geólogo alemán condujo a la captura de Adolf Eichmann

0
51

60 años transcurrieron para que se revelase la identidad de la persona, que proporcionó la información clave que permitió al Mossad la captura del criminal de guerra, Adolf Eichmann. Un geólogo alemán que trabajó con él en una empresa constructora en Argentina. 

Redacción Israel Internacional.-

La identidad del hombre permaneció en secreto durante los 60 años desde que Eichmann fue secuestrado en Israel, juzgado y ejecutado, hasta el pasado viernes, cuando el periódico alemán Süddeutsche Zeitung reveló la historia.

Ahora, 32 años después de la muerte del hombre, su familia acordó revelar su nombre y su historia, lo que le ha valido un lugar de honor en la historia de Israel.

Gerhard Klammer estudió geología, filosofía e historia en Alemania. En 1950 emigró a Argentina en busca de trabajo. Como quiso el destino, Eichmann, el arquitecto de la Solución Final de los nazis, llegó a Argentina aproximadamente al mismo tiempo, con un nombre falso.

Klammer encontró trabajo en la constructora Capri en la provincia de Tucumán, en el norte de Argentina. Poco tiempo después, Eichmann se incorporó a la empresa con el nombre de Ricardo Klement.

Algunos años más tarde, la empresa desarrolló problemas financieros. Eichmann se mudó a Buenos Aires, mientras que Klammer regresó a Alemania.

Klammer conocía bastante bien la verdadera identidad del hombre que se hacía llamar Ricardo KlementEichmann era muy conocido en la comunidad nazi de Argentina, que buscaba ayudarlo y protegerlo, y algunos exnazis estaban empleados en Capri.

Según su familia, Klammer, que se opuso a los nazis, se puso en contacto con las autoridades alemanas a principios de la década de 1950 en un esfuerzo por informarles del paradero de Eichmann. Nunca recibió una respuesta.

En 1959, después de su regreso a Alemania, Klammer le contó a un amigo cercano, un sacerdote que había servido en el ejército alemán, sobre Eichmann. El sacerdote le pasó la información a su obispo, quien este a la vez se la pasó a Fritz Bauer, un fiscal judío alemán que buscaba a Eichmann en ese momento.

Bauer, que había huido de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial pero regresó después de que terminó la guerra, era el judío de más alto rango en el establecimiento legal alemán en ese momento y se desempeñaba como fiscal de distrito del estado de Hesse.

Dentro del gobierno alemán, Bauer era el único que hacía un esfuerzo por localizar al criminal de guerra nazi.

La información que se había originado con Klammer era muy valiosa. Incluía la dirección de la casa de Eichmann y una fotografía de principios de la década de 1950, durante el tiempo en que él y Klammer trabajaban juntos en la empresa constructora, y mostraba a los 2 hombres uno al lado del otro.

Bauer ya había obtenido información sobre Eichmann de Lothar Hermann, un hombre nacido en Alemania con parcial origen judío que se había mudado a Argentina. La hija de Hermann había tenido una cita con el hijo de Eichmann, quien se jactaba de la identidad de su padre.

Hermann envió esta información a Bauer en 1957. Bauer luego la pasó al Mossad, que envió agentes para tratar de localizar a Eichmann. Pero los agentes regresaron con las manos vacías.

La revelación del Süddeutsche Zeitung dijo que la información que Klammer proporcionó 2 años después era más detallada y valiosa que la información de Hermann, que era parcial y algo confusa.

En consecuencia, señaló, la información de Klammer es lo que finalmente permitió al Mossad capturar a Eichmann.

Bauer eventualmente se reunió en Israel con Isser Harel, entonces jefe del Mossad, y Haim Cohn, entonces Fiscal General de Israel, y les dio su información. Basado en esta información, el Mossad logró localizar a Eichmann en 1960.

Resultó que, aunque Eichmann había vivido en la dirección que proporcionó Klammer, poco después se mudó a una ubicación diferente.

Pero el Mossad encontró su nueva dirección y un grupo de agentes encabezados por Rafi Eitan lo secuestró y lo llevó hasta Israel. Una vez allí, fue juzgado, condenado y finalmente ejecutado en la horca en 1962.

Bauer cumplió su promesa de no revelar la fuente de la información que condujo a la captura de Eichmann.

El Mossad también guardó silencio sobre este tema, y ​​ninguna de las personas involucradas en el asunto sigue viva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here