Dinamarca fija como objetivo «cero» solicitudes de asilo

0
110

La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, habla durante una conferencia de prensa en Berlín en 2019. Frederiksen anunció el viernes 22 de enero de 2021 que su gobierno reducirá el número de solicitudes de asilo de Dinamarca a cero.

Redacción Israel Internacional.-

Mette Frederiksen  (nacida el 19 de noviembre de 1977) es la Primera Ministra de Dinamarca desde junio de 2019 y es la líder del Partido Socialdemócrata de Dinamarca desde junio de 2015.

La primera ministra danesa Mette Frederiksen dijo que el país reducirá las solicitudes de asilo. Los solicitantes de asilo procedentes de países musulmanes son jóvenes varones islamistas, y en absoluto refugiados políticos.

Dinamarca está todavía relativamente lejos de haber alcanzado el tipo de epidemia de delincuencia, violencia islámica y antisemitismo que azota actualmente a Suecia. Sin embargo, dada la proximidad de los dos países, las fronteras abiertas y el aparente flujo libre de islamistas a través de las fronteras, la población danesa no quiere vivir la situación de conflictividad, violencia, violaciones, antisemitismo y delincuencia creada por inmigrantes musulmanes que no se integran en los valores occidentales de la sociedad sueca.

La periodista sueca Anna Brolin, desde Estocolmo analizó para Radio Jai el notorio crecimiento del antisemitismo en su país. Reconoció Brolin que, en los últimos quince años, se viene percibiendo un notorio crecimiento del antisemitismo.

Si hace unos años, los incidentes antisemitas se vinculaban principalmente con los movimientos neonazis, ahora suelen ser extremistas musulmanes quienes los llevan a cabo. De febrero a septiembre de 2019 Dinamarca ya había sufrido 10 atentados con bombas perpetrados por islamistas.

El país ya está registrando el menor número de solicitudes de asilo desde 1998
El récord de bajas solicitudes de Dinamarca este año se explica en parte por la pandemia
El primer ministro de Dinamarca estableció hoy el objetivo de reducir a cero las solicitudes de asilo del país para proteger la «cohesión social».

El país ya está viendo el número más bajo de solicitantes de asilo desde 1998, con 1.547 personas que lo solicitaron en 2020. En comparación, las solicitudes en el Reino Unido fueron 32.423 el año pasado.

«No podemos prometer cero solicitantes de asilo, pero podemos establecer esa visión», dijo la primera ministra Mette Frederiksen en el parlamento danés. «Debemos tener cuidado de que no venga demasiada gente a nuestro país, de lo contrario nuestra cohesión social no puede existir».

El bajo número de solicitudes el año pasado puede explicarse en parte por la pandemia de Covid-19, pero es menos de una décima parte de la cifra de 2015, en el apogeo de la crisis de refugiados en Europa.

La cifra de 21.300 solicitudes de Dinamarca en 2015 fue solo alrededor de un octavo del número en la vecina Suecia.

Dinamarca, un país de 5,8 millones de habitantes, no oculta su deseo de disuadir a las personas de buscar refugio.

El ministro de Inmigración del gobierno socialista de Dinamarca, Mattias Tesfaye, socialista que miembro destacado de la de la Alianza Rojo-Verde y del ahora desaparecido Partido Comunista de Dinamarca / Marxista-Leninista, dijo el jueves 21 de enero de 2021 que se debía agradecer a las estrictas políticas de inmigración del país por el bajo número de solicitudes.

El ministro socialista Tesfaye fue entrevistado por el diario Jyllands-Posten, en la que afirmó que «una gran parte del Islam hoy está representada por extremistas».

Testafaye está planeando una serie de leyes para detener el Islam radical. Entre otras cosas, el gobierno llegará a un acuerdo con las escuelas musulmanas independientes del país.- «Dinamarca no debería adaptarse al Islam. El Islam debe adaptarse a Dinamarca», le dijo a Jyllands-Posten.

Según Tesfaye, la sociedad danesa tiende a subestimar el papel que juega el Islam en los inmigrantes porque los propios daneses están muy secularizados.

Sin la inmigración de países musulmanes, no habría tenido el puesto de ministro de integración porque Dinamarca no habría tenido ningún problema de integración entonces, cree Tesfaye.

«Que la integración no funcione se debe a que hay personas que consciente y sistemáticamente se oponen a ella promoviendo valores completamente diferentes entre los musulmanes».

Pero ahora comienza la “segunda parte” del esfuerzo por la integración en Dinamarca, explica. La primera mitad comenzó en la década de 1990. «Se trataba de detener la afluencia de inmigrantes. Ahora hay que acabar con los valores «antidemocráticos» de los musulmanes».

«Muchos de los que vienen aquí no tienen ninguna necesidad de protección», afirmó también en el comunicado.

 

Entre las políticas estrictas del país se encuentran las deportaciones planificadas de refugiados sirios anunciadas en 2019.

Después de una evaluación por parte del Servicio de Inmigración de Dinamarca, el gobierno dictaminó que algunos migrantes podrían ser enviados de regreso a Damasco. Concluyeron que la capital y sus alrededores ya no eran lo suficientemente peligrosos como para que se les concediera asilo automáticamente.

El asilo fue rescindido para algunos refugiados sirios. Las deportaciones, sin embargo, fueron limitadas debido a la renuencia por parte del gobierno danés a negociar con el régimen de Assad.

Tesfaye dijo que las dificultades de repatriación similares para los solicitantes de asilo rechazados hacen que sea aún más importante frenar el número de llegadas.

“Menos solicitantes de asilo significa, en igualdad de condiciones, un menor gasto en tramitación de solicitudes, alojamiento y deportación de aquellos cuyas solicitudes de asilo son rechazadas.

«Podemos gastar ese dinero en más bienestar en el hogar y en las personas perseguidas en las regiones locales [cerca de las zonas de conflicto, ed.]», Dijo.

En 2017, como líder de los socialdemócratas, Frederiksen presentó un plan para enviar a todos los migrantes ‘no occidentales’ (musulmanes) de regreso a los llamados centros de recepción en el norte de África y Oriente Medio.

En septiembre, Copenhague nombró un embajador para la migración para acelerar la creación de uno o más campos de inmigrantes fuera de la Unión Europea como parte de un nuevo sistema europeo de asilo.

Las cifras anunciadas ayer no reflejan fielmente el número real de solicitantes de asilo que llegan a Dinamarca. Incluyen personas que viajaron sin asilo y algunas que fueron aprobadas, por razones que incluyen la reunificación familiar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here