Develan partes prohibidas del Palacio de Herodes

0
222

La humanidad no termina de asombrarse de la cantidad de hechos históricos y de grandes momentos que se guardan en el pequeño Israel.

Redacción Israel Internacional.-

Por vez primera las autoridades israelíes están dispuestas a develar las estructuras anteriormente prohibidas dentro del palacio-fortaleza Herodium del rey Herodes, que el tiránico líder de la época romana enterró como su enorme parcela funeraria.

La Autoridad de Naturaleza y Parques de Israel planea abrir el sitio renovado el domingo, permitiendo a los visitantes ver por primera vez la escalera en arco de Herodio, el vestíbulo y el teatro privado.

Una construcción romana en el desierto de Judea

El complejo del desierto de Judea fue construido por el rey de nombramiento romano conocido tanto por su brutalidad como por las magníficas estructuras construidas durante su reinado sobre Judea del 37 al 4 AEC, incluyendo su renovación y expansión del Templo Sagrado, la fortaleza de Massada y el edificio sobre la Tumba de los Patriarcas en Hebrón.

El palacio de la cima de la colina, su entrada principal que da a Jerusalem, era el favorito de Herodes.

Era el único que llevaba su nombre y donde eligió ser enterrado, dijo Roi Porat, el arqueólogo de la Universidad Hebrea a cargo de las excavaciones.

Sin embargo, un mero lote de entierro no habría satisfecho a Herodes, que quería que su último lugar de descanso eclipsara su palacio.

“Por eso cubrió la montaña, incluyendo el palacio, para enfatizarlo”, dijo Eran Kruzel de la Autoridad de Naturaleza y Parques de Israel.

Una tumba protegida hasta la eternidad

Y aunque enterrar el palacio durante su vida proporcionó a Herodes la satisfacción de saber que su tumba resaltaría, también ayudó a preservar y proteger el sitio durante 2.000 años.

“Este es un laboratorio arqueológico sin igual”, dijo Porat, comparándolo con la preservación de Pompeya en lava.

Una amplia escalera conduce por la tumba hasta el vestíbulo principal del palacio.

Hay tres niveles de arcos de apoyo sobre el vestíbulo, desde que Herodes decidió enterrar su palacio, pero aún necesitaba acceso mientras estaba vivo.

El vestíbulo en sí contiene frescos a rayas en su color caoba original, verde y negro, creando patrones que imitan los paneles de mármol, en línea con el estilo real de Judea.

Al final de las escaleras, al otro lado de la tumba, está el teatro con unos 300 asientos, y la cabina privada y la sala de visitas real con vistas a él.

Herodes recibió a Marco Agripa, el segundo al mando de César Augusto, en esa sala en el 15 AEC., según Porat.

“Esta fue una visita extremadamente importante para Herodes”, señaló Porat, en la que el gobernante de Judea redecoró la sala de visitas para incluir una serie de dibujos que imitan las ventanas abiertas y que representan la conquista de Egipto por parte de Agripa, con audaces y lujosos relieves de estuco en la parte superior.

“Antes de esto, Herodes seguía la tradición judía que evitaba las imágenes de animales y personas, pero aquí, todo era posible”, dijo Porat.

“Es verdaderamente una cápsula romana en Judea”.

La excavación y preservación de las últimas partes del palacio comenzó hace unos 13 años con el descubrimiento de la tumba de Herodes.

Para Porat, el sitio ilustra la mentalidad de Herodes, “cuando lo único que le preocupa es cómo preservar su memoria para la eternidad”.

“Su nombre se ha preservado aquí”, dijo Porat.

“Para bien o para mal, el paisaje de esta región al sur de Jerusalem ha cambiado”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here