Descubren punta de flecha en lo que fue la ciudad-estado de Gat

0
6

Un grupo de arqueólogos encontró la punta de una flecha fabricada en hueso en la antigua ciudad-estado de Gat, origen bíblico de Goliat, un gigante soldado filisteo que peleó en la tradición judeocristiana contra David.

Redacción Israel Internacional.-

El hallazgo podría estar relacionado con otro evento histórico: la caída de Gat a manos de los arameos, cuyo rey Hazael conquistó la ciudad a fines del siglo IX antes de Cristo. La punta de flecha, elaborada en hueso, algo anticuado para la Era de Hierro de la que data, sugiere a los investigadores que se trató de un arma hecha con desesperación en pleno asedio de la ciudad.

“Las flechas comunes de la Edad de Hierro están hechas en bronce o metal. De vez en cuando aparecen flechas de hueso, pero son muy raras”, sostuvo el arqueólogo Aren Maier, que dirige la exploración en Tell es-Safi, el antiguo pueblo árabe en el actual sur de Israel que los académicos señalan como la antigua Gat de los filisteos, en declaraciones al diario israelí Haaretz: “Nos muestra los dramáticos momentos del fin de una ciudad y las medidas desesperadas que estaban tomando para ayudar a defenderla”, concluyó el experto.

Este descubrimiento se conecta con otro de 2006: un taller dedicado a la producción de productos hechos en hueso dentro de Gat, aunque es imposible determinar si la flecha encontrada fue fabricada en ese mismo lugar, según un reportaje publicado en el diario argentino La Nación.

Según el libro de Samuel, en el Antiguo Testamento de la Biblia, Goliat era un soldado filisteo, “un hombre de Gat que tenía de talla seis codos y un palmo (2,97m). Cubría su cabeza un casco de bronce y llevaba una coraza escamada, de bronce también, de cinco mil siclos (57 kg), y la punta de su lanza, de hierro, pesaba 600 siclos (6,8 kg)”.

Mientras los israelíes y los filisteos acampaban antes de pelear en el Valle de Ela (actual Israel), Goliat se paró ante los israelíes y los desafió a reducir el combate a una pelea individual entre él y un soldado. Quien ganara el combate ganaría la batalla para su pueblo, y los otros tendrían que rendirse y aceptarlo: “Yo arrojo este reto al ejército de Israel. Dadme un hombre y lucharemos”, expresó el gigante.

La historia.-

David, el más joven de los ocho hijos de un padre muy anciano, se encontraba en el campamento visitando a sus hermanos cuando escuchó el desafío de Goliat. Enfurecido por el insulto a Israel del filisteo, se ofreció ante el rey Saúl para desafiarlo. A pesar de que solo era un joven pastor, el rey le dio su bendición para el combate.

David intentó vestir las armaduras de Saúl, pero finalmente le dijo “no puedo andar con estas armas, no estoy acostumbrado”, y partió a la batalle descubierto, armado solamente con la honda que usaba para espantar a los animales que molestaban a sus ovejas y cinco piedras que tomó en el camino.

Cuando Goliat lo vio, se burló de él por su juventud y su munición, y le dijo: “¿Crees que soy un perro para venir con una honda?”. Entonces, según la Biblia, “el filisteo se levantó, se puso en marcha y avanzó hacia David. David echó a correr a lo largo del frente del ejército para ir al encuentro del filisteo; sacó una piedra y la lanzó con su honda. La piedra se clavó en la frente del filisteo, y éste cayó de bruces a la tierra. Así David, con una honda y una piedra, venció al filisteo y lo hirió de muerte”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here