Cuestionan a Gadot como protagonista de Cleopatra

0
187

La discriminación pareciera que no tiene remedio y se presenta ante hechos que no dejan de causar asombro. A esto se une un manejo errado de las redes sociales, basado en la ignorancia, perjuicios de cualquier tipo y críticas sin sentido.

Apolinar Martínez-Mario Beroes/Israel Internacional.-

Tras el anuncio esta semana de que la actriz israelí Gal Gadot interpretará a la reina egipcia Cleopatra VII en una película, las redes sociales estallaron en una amarga batalla entre los partidarios de una mayor diversidad en el cine y los opositores de lo que se percibe como corrección política.

El color de la reina Cleopatra

Los críticos sostienen que una persona de color debería haber sido elegida como Cleopatra: una actriz africana, árabe o de herencia mixta debería haber recibido el papel, pero no Gal Gadot, una judía de ascendencia europea oriental.

El bando pro-Gadot rebatió que la propia Cleopatra era aparentemente una mujer blanca de ascendencia griega o macedonia y que los registros históricos muestran que los árabes sólo llegaron a Egipto siglos después de la muerte de Cleopatra. La reina del primer siglo AEC era miembro de la dinastía ptolemaica, descendientes lejanos de Ptolomeo, el general que gobernó Egipto después de la conquista del país por Alejandro Magno.

Todo es un misterio

Los más informados entre los detractores de Gal Gadot replicaron que aunque Cleopatra era, en efecto, la hija y sucesora del rey Ptolomeo XII, su madre podía ser de origen africano local, lo que significa que la famosa amante de Julio César y Marco Antonio era posiblemente de herencia mixta.

Una mayor diversidad en el cine es una causa razonable y noble, pero la reacción está teñida de un fuerte trasfondo político e ideológico, y va acompañada de abusos antiisraelíes y antisemitas contra la actriz que protagonizó la Mujer Maravilla.

Por un lado, la última controversia parece una mala secuela de la que se planteó sobre si Gadot debe ser considerada como blanca o como una persona de color, que estalló cuando Gal Gadot fue escogida como protagonista de la súper heroina de los suplementos.

Por otro lado, dado que la historia y la arqueología han sido movilizadas por ambos lados, este debate plantea una pregunta interesante: ¿qué sabemos realmente sobre los antecedentes étnicos de la ostensiblemente bella Cleopatra y de los antiguos egipcios en general?

La respuesta corta es algo complicada, ya que los retratos de la reina en las monedas de la época no ayudan a aclarar el tema, aunque sí pintan un cuadro bastante poco favorecedor que sugiere que la legendaria belleza de Cleopatra fue un embellecimiento histórico posterior.

Algunos expertos creen que es probable que Cleopatra haya tenido ancestros egipcios o africanos, pero no hay pruebas claras de ninguna de las dos cosas.

Por otra parte, y ya entrando en el tema estrictamente cinematográfico. El director es quien escoge quién va a ser su protagonista. En algún momento puede consultar con su equipo de casting, pero hasta ahí.

Pero si Gal Gadot le garantiza taquilla, le parece que es la persona indicada y cumple con sus exigencias como director, no hay nada más que discutir y las redes sociales, que se han convertido en un monstruo anárquico, deben quedar solo para criticar de manera constructiva si la película o la actuación de la actriz israelí es buena o no.

Total, Elizabeth Taylor, la protagonista de la súper producción de los años 50 de la FOX, no tenía por ningún lado, rasgos como los que se supone tuvo Cleopatra VII.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here