Cristina Kirchner critica relaciones comerciales entre Israel y Argentina

0
177

“Es sintomático que “quien fuera promotora de encubrimiento con Irán, ataque la comercialización con Israel”, señala la Organización Sionista Argentina

Apolinar Martínez/Israel Internacional

Las relaciones de Cristina Kirchner con Israel siempre han estado muy enredadas, y en su tiempo como presidente de Argentina se le acusó de haber encubierto un memorándum en el que aparecería la responsabilidad de Irán en el ataque contra la sede la AMIA en Buenos Aires.

Y ahora cuando aparece como candidata la vicepresidencia de su país, en fórmula con Alberto Fernández, precisamente quien la acusó de estar encubriendo a los asesinos, con pronunciamientos como éstos: «Cristina sabe que ha mentido y que el memorando firmado con Irán sólo buscó encubrir a los acusados. Nada hay que probar»

Y precisamente ahora, Cristina al atacar la política del presidente Macri.

«Macri permitió la libre importación de lo que se te ocurra: con Macri terminamos consumiendo naranjas de Israel, manzanas de Chile, vinos de no sé dónde, y así podría seguir enumerando los reclamos de todos los sectores económicos, a los que nosotros no accedimos porque ya sabíamos cómo terminaba la historia»

Paradoja del destino o política antiisraelí

La Organización Sionista Argentina (OSA) emitió un comunicado donde cuestiona los dichos de la candidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, la senadora Cristina Kirchner, por haber puesto de ejemplo el consumo de naranjas israelíes, al referirse al proceso de «apertura indiscriminada de importaciones durante la gestión de Mauricio Macri«.

«La ex presidente de la República Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, manifestó que con Macri terminamos consumiendo naranjas de Israel».

«En una paradoja del destino que la señora Fernández, promotora del memorándum de encubrimiento con Irán, utilizara el ejemplo de las naranjas israelíes», comienza el texto difundido a la prensa por OSA.

Israel vivió de la producción de naranjas

El comunicado de la OSA agrega: «Desde su creación y hasta la década del ’70, Israel vivió mayormente de la producción de naranjas. 

El país se sumía en la deuda pública y la hiperinflación con pocas opciones de recuperación. Sin embargo, hacia los ’80, gracias a un acuerdo entre gobierno, sindicatos y corporaciones empresarias, Israel tecnificó su industria agrícola y trasladó esa tecnología a todos los campos».

«De esta manera, terminaron con la hiperinflación y el estancamiento comenzando una recuperación que sigue hasta hoy y coloca el PBI del país en $ 40.000 per cápita en 2018», indica el comunicado.

Y finaliza: «Sería excelente para nuestro país que la ex presidenta referenciara todo lo bueno que ha sucedido en Israel para aplicarlo en la Argentina apuntando a su resurgimiento, y no utilizar políticamente un dato mínimo como si comprar naranjas israelíes fuera la raíz de todos los males de nuestro país».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here