Rebrote de virus chino crea crisis hospitalaria

0
98

Como un verdadero retroceso en la atención que en Israel se ha brindado a la presencia del coronavirus, puede considerarse la denuncia desiete hospitales públicos en Israel que  amenazan con tomar medidas frente a la falta de financiación pactada ante la ola creciente de pacientes internados por COVID.

Apolinar Martínez/Israel Internacional.-

La falta de condiciones para los trabajadores de salud dentro de las salas de terapia intensiva o intermedia significaría no recibir más infectados de coronavirus. Así lo confirmó ayer el director general del Centro Médico Shaare Zedek de Jerusalén, Ofer Merin.

Cuatro oleadas de COVID 19

“Aquí estamos, varios meses después de la firma de un convenio con los ministerios de Finanzas y Salud. Un convenio que ha sido violado. Hay siete jefes de hospitales aquí sentados que han pasado por cuatro oleadas de COVID-19. Trabajamos día y noche, siete días a la semana, para salvar a Israel y sus ciudades más afectadas. Desde hace un año y medio, hemos estado trabajando con nuestro personal día y noche”, denunció Merin.

El gobierno nacional había garantizado un aporte económico de 2.000 millones de shekels al sistema de salud del país. También aprobó la contratación de 2.000 empleados más. Sin embargo, el director del Hospital Inglés en Nazaret Fahed Hakim advirtió que están con escaso personal.

A contrarreloj, el ministro de Salud Nitzan Howoritz y el director general del Ministerio de Salud Nachman Ash, llamaron a una reunión urgente para tratar el tema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here