Consignas en Irán: «¡Que se vayan los clérigos!»

0
232

Las protestas en Irán se han acrecentado, pese a la movilización de las fuerzas policiales, a consecuencia de la muerte de los 96 iraníes al ser derribado un Boeing de Ukranian International Air Lines, y fundamentalmente por las mentiras del régimen al negar responsabilidad por el hecho, admitíendolo posteriormente ante la serie de evidencias presentadas.

Apolinar Martínez/Israel Internacional

Concentraciones en la Universidad de Teherán

«¡Mienten cuando dicen que nuestro enemigo es América, nuestro enemigo está aquí!» o «¡Los clérigos se tienen que ir!», eran las consignas más destacadas en los vídeos llegados de Irán

Los analistas señalan que las manifestaciones reviven las acontecidas en noviembre, cuando la subida de la gasolina fue la chispa que provocó la oleada de protestas, consideradas como la más importante desde el establecimiento de la república islámica.

Entonces más de 300 manifestantes perdieron la vida y miles de personas fueron detenidas, según Amnistía Internacional (AI), unos datos que nunca admitieron las autoridades, que además de la represión en las calles desconectaron al país de Internet durante varios días.

No quisieron esconder la verdad

Ali Shamkhani, responsable del Consejo de Seguridad Nacional, justificó la política de comunicación de las autoridades y declaró que no intentaron ocultar la verdad, pero que «primero debíamos comprobar todas las posibilidades que causaron el error humano, incluido el bloqueo de nuestras comunicaciones, el hackeo de nuestros sistemas, posibles infiltraciones…».

Explicaciones que no sirvieron para calmar los ánimos de la calle y de políticos como la socióloga Bahareh Arvin, concejal reformista del ayuntamiento de Teherán, quien dimitió debido a «las mentiras y la corrupción. Con los actuales mecanismos no hay esperanza para la reforma».

Detención del embajador británico

En una de estas vigilias fue detenido brevemente el embajador británico, Rob Macaire, acusado de promover protestas. El diplomático aseguró vía Twitter que «fui a un evento anunciado como una vigilia por las víctimas de la tragedia #PS752 (…) Me fui después de 5 minutos, cuando algunos comenzaron a corear eslóganes». Entre los 176 fallecidos había tres pasajeros de origen británico.

El viceministro de Exteriores iraní, Abas Araqchi, recurrió también a Twitter para explicar lo sucedido y reveló que el embajador británico fue “arrestado como un extranjero desconocido en una reunión ilegal”.

El incidente con Macaire llevó a varios diputados iraníes a plantear en una sesión del Parlamento expulsarle del país y a lo largo de la jornada los basiyíes, organización vinculada a la Guardia Revolucionaria, organizaron una concentración frente a la legación británica en el centro de la capital.

En resumidas cuentas Irán vive una situación delicada y definitivamente el enemigo del régimen parece encontrarse internamente y crece con cada acontecimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here