Comienza juicio a ex guardia nazi en Hamburgo

0
294

“No es una venganza sino que tiene el valor histórico de que sea declarada una injusticia en un tribunal alemán y para que no se olvide», dijo un demandante.

Apolinar Martínez/Israel Internacional

El juicio iniciado en Hamburgo, Alemania, contra Bruno Dey, un ex guardia del campo de concentración de Stutthof, tiene más una significación que la condena de un anciano de 93 años

 Day manejaba las torres de vigilancia en el campo de concentración al este de lo que ahora es la ciudad de Gdańsk, en Polonia.

Es acusado de haber sido un accesorio del asesinato de 5.230 personas entre agosto de 1944 y abril de 1945. La cifra incluye a 5,000 prisioneros que fueron víctimas de una epidemia de tifus debido a que se les negó el acceso a alimentos, agua y medicamentos.

Otras 200 personas fueron gaseadas con Zyklon B y 30 ejecutadas con un dispositivo especialmente diseñado para matar con un disparo en el cuello.

Confesó su culpabilidad

Dey confesó haber escuchado gritos y estar al tanto de la naturaleza de los asesinatos en ese momento. «Probablemente sabía que se trataba de judíos que no habían cometido un delito, que solo estaban aquí porque eran judíos», dijo, según el periódico Die Welt. «Y tienen derecho a vivir y trabajar libremente como cualquier otro ser humano».

Sin embargo, según los informes, no cree que sea culpable de ser un accesorio para el asesinato. «¿Qué utilidad habría tenido si me hubiera ido, habrían encontrado a alguien más?», dijo a Die Welt.

No es venganza.

Aunque es probable que ninguno de los testigos recuerde a Dey, el juicio tiene un alto valor simbólico para muchas de las víctimas. «Esto no es una venganza», dijo Markus Horstmann, un abogado que representa a uno de los co-demandantes.

«Un juicio como este es para ellos lograr que lo que les sucedió sea declarado una injusticia en un tribunal alemán y sobre contar su historia para que no se olvide», dijo a The Guardian.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here