Chaskel Tydor tocó su “shofar” en Auschwitz

0
384

La profesora Judy Tydor Schwartz, directora de investigación sobre el Holocausto en la Universidad Bar Ilan de Israel, narra la proeza de su padre para celebrar el “Rosh Hasana” en 1944

Apolinar Martínez/Israel Internacional

Utilizar el shofar, instrumento hecho con el cuerno de un carnero u otro animal kosher (no vetado para el consumo), es consustancial con el inicio del año nuevo judío, y de allí el valor que adquiere usarlo en esa sagrada fecha.

Pero que pueda ser tocado en el campo de horror de  Auschwitz, rodeado de criminales nazis que aprovechaban cualquier circunstancia, o tener el capricho más increíble, era simplemente un suicidio

Sin embargo eso lo fue sucedido en el inicio del año 1944 y cuya verdad es narrada por la hija del protagonista de aquella hazaña increible

 Así lo contó

Leer lo dicho por la profesora Judy Tydor Schwartz, directora de investigación sobre el Holocausto en la Universidad Bar Ilan de Israel, hija del hombre que facilitó esa asombrosa proeza es como leer una fantasía. Esto fue lo que dijo en entrevista exclusiva de Aish.com.

-Rosh Hashaná, 1944: Un grupo de andrajosos prisioneros judíos se reunieron para otro agotador trabajo. Por todas partes, los judíos eran muertos de hambre, torturados y asesinados. La más mínima expresión de la fe judía estaba estrictamente prohibida, motivo de ejecución por parte de los guardias nazis.

Sin embargo, en ese Rosh Hashaná, un grupo de judíos valientes se las arregló para rezar en un minyan( coro de al menos diez personas). Milagrosamente, incluso lograron tocar un shofar y evadir la detección.

La II Guerra Mundial

-Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Chaskel Tyd tenía 36 años y vivía en Frankfurt con su esposa Bertha y sus hijos pequeños. Consiguieron enviar a un hijo y una hija a un lugar relativamente seguro en Bélgica en el Kindertransport, un plan que permitió a los niños judíos escapar de la Alemania nazi en 1939.

Más tarde ese mismo año Chaskel fue arrestado y enviado al campo de concentración de Buchenwald; en 1942 fue enviado a un campo de trabajos forzados cerca de Auschwitz. Allí se enteró de que Bertha y otros parientes habían sido asesinados en Auschwitz.

En Rosh Hashaná, en 1944, programó a un grupo de más de diez prisioneros judíos para que trabajaran en un lugar remoto. Se entendía que rezarían al menos una parte del servicio de Rosh Hashaná.

Cuando los hombres regresaron, le contaron a Chaskel un secreto asombroso: uno de ellos había logrado introducir de contrabando un shofar en su trabajo y habían escuchado sus sonidos. La idea de que los judíos habían logrado cumplir la mitzvah de soplar un shofar, que tiene el propósito de despertarnos del sueño espiritual con su sonido penetrante, parecía casi desafiar la creencia. Sin embargo, los hombres lo habían hecho, escuchando el shofar de Rosh Hashaná a la sombra del crematorio de Auschwitz.

Shofar en Auschwitz

La profesora Tydor Schwartz especula que el shofar pudo haber sido introducido de contrabando en el campo después de mediados de 1944, cuando 440.000 judíos húngaros fueron deportados a Auschwitz. Sus pertenencias se almacenaban en una vasta zona conocida con el apodo de “Canadá” y algunos prisioneros judíos lograron pasar objetos de contrabando desde allí a Auschwitz.

 “Por supuesto que si los atrapaban, los habrían matado”, dijo. “Incluso pararse y rezar por un momento era peligroso”.

A principios de 1945, con el avance de las tropas aliadas, los nazis comenzaron a volar el campo de exterminio de Auschwitz y los campos de trabajo satélites. Chaskel Tydor y otros 60.000 prisioneros judíos fueron enviados en una marcha de la muerte a otro campo a 30 millas de distancia.

La noche antes de partir, un compañero de prisión se le acercó y le entregó un bulto envuelto en trapos sucios: el precioso shofar que habían tocado en Rosh Hashaná.

El hombre le dijo a Chaskel que no creía que sobreviviría a la marcha, así que quería que Chaskel la tomara. Si Chaskel sobrevivía, instruyó el hombre, debería decirle al mundo que los judíos tocaron el shofar en Auschwitz.

Chaskel sobrevivió a la guerra y se mudó a la tierra de Israel, entonces bajo el dominio británico. Cuando su barco se acercó a la costa de Haifa en Rosh Hashanah en 1945,

Chaskel hizo sonar el shofar de Auschwitz una vez más, celebrando el Año Nuevo Judío a la vista de la ciudad israelí de Haifa.

Un shofar eterno

 “Mi padre soplaba el shofar en casa para aquellos que no podían ir a escucharlo – mujeres con niños pequeños, enfermos, ancianos. Él se lo soplaba a mi abuela cuando ella no podía caminar hasta el shul, a mí cuando yo daba a luz y a todas las mujeres de nuestro edificio con niños pequeños que no podían ir hasta el shul”, relató Tydor Schwartz.

“Mi padre era extremadamente valiente y tenía una fuerte creencia en D’os. Siempre trató de ayudar a todos los que pudo, incluso a un gran costo personal. Era un tremendo mensch y mucho más. Podía medir 1,70 metros, pero era un hombre gigante”.

El 23 de septiembre de 2019, el precioso shofar de Auschwitz de su padre llegó a Estados Unidos, donde se exhibirá en el Museum of Jewish Heritage de Nueva York. Pero primero se hará sonar en algunas sinagogas de la ciudad de Nueva York en Rosh Hashaná, permitiendo que los judíos escuchen una vez más los sonidos que ayudaron a sostener a los prisioneros judíos en Auschwitz hace una generación.

Ella espera que su legado y la historia del shofar dé esperanza a la gente y transmita el mensaje de que “todos tenemos que mirar dentro de nosotros mismos para encontrar la fuerza interior para hacer el bien en este mundo, bajo todas las circunstancias y condiciones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here