Bolívar

0
650

Este miércoles justo con la publicación de este artículo se cumplen 236 años del Natalicio de Simón José Antonio de la Santísima Bolívar Ponte y Palacios Blanco, El Libertador.

Miguel Truzman T./Israel Internacional

Aun cuando nació en cuna de oro, de una de las familias más ricas de la época en Venezuela, parte de ese caudal fue aprovechado para su formación académica y militar primero en Venezuela de la mano de diversos profesores en áreas como aritmética, escritura, matemáticas, cultura latina y gramática.

Tuvo a Simón Rodríguez, como uno de sus principales maestros y mentores, quien, a pesar de la rebeldía del joven Simón, supo encausarlo en las novedosas formas de enseñanza inspiradas en las ideas de Jean Jacques Rousseau, que denotaban un espíritu liberal y transgresor para la época.

Otra de las prominentes figuras que supo esculpir el pensamiento, personalidad y carácter fue Don Andrés Bello, quien como se sabe fue uno de los humanistas y educadores más importantes de la época, no solo de Venezuela sino también de América Latina.

En segundo lugar, también sirvió su acaudalada fortuna para viajar a Europa, en varias oportunidades por Madrid, Paris, Londres, entre otras ciudades europeas, donde recibió formación académica, militar y pudo codearse con la aristocracia, discutiendo temas políticos para la época, en plena efervescencia revolucionaria, sobre todo en Francia, inclusive viajo con Andrés Bello en una expedición diplomática hacia Londres, en busca de financiamiento para la lucha independentista.

Quizás una de las personas que mayor influencia tuvo en Bolívar y es menos conocida por la gente en general, fue el Marqués de Ustariuz, radicado en Madrid y donde Bolívar solía pasar innumerables horas en la biblioteca del Márquez, profundizando en sus conocimientos de filosofía clásicos de la antigüedad, vida de grandes oradores, historiadores y poetas, en donde se nutría de esas experiencias de ilustres personalidades para tomar lo que consideraba importante en su abnegada vocación por la igualdad de los hombres y la libertad de las naciones.

En la casa del Márquez de Ustariz, Bolívar también aprendió el arte de la esgrima y del baile, en donde se decía era un hombre sobresaliente en ambas disciplinas.

 Inclusive, Bolívar conoció a Alexander Von Humboldt, en una de las estancias de Bolívar en Paris y crearon un lazo de amistad que se prolongó hasta la muerte prematura del Libertador, aquel aciago 17 de diciembre de 1830, en la Quinta de San Pedro Alejandrino, Santa Marta, Colombia.

Como se puede observar en estas pocas líneas , Bolívar conoció a grandes personajes de su época, filósofos, poetas, militares, ambientalistas como Humboldt, y de todos pudo extraer ese elixir de humanismo que a pesar de los desgarrador que fueron las batallas en las diferentes guerras de independencia, pudo su espíritu y genialidad, expresar en los documentos y proclamas su  profundo amor por la causa Libertaria de América y por la igualdad de los hombres, que demostró con el Decreto del 02 de junio de 1816, para abolir la esclavitud en Venezuela y significo también el reconocimiento de negros, pardos e indios en la participación de los mismos en la emancipación de Venezuela del yugo español, aun cuando vale decir, que lamentablemente años más tarde se impusieron los intereses de los dueños de los esclavos, sobre la justicia e igualdad que demando El Libertador inclusive en el famoso Congreso de Angostura.

Consagro su vida y fortuna por una causa, las más pura y digna de las américas, que no es más que la libertad, la autodeterminación y la soberanía de los pueblos, en su andar infatigable que le dio vida propia a cinco (5) países, que corresponden a los actuales: Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Aun cuando Bolívar no tuvo que ver directamente con la independencia de Panamá, este país se considera Bolivariano, ya que proclamaba su independencia en 1821, donde los patriotas panameños unieron voluntariamente sus antiguas provincias a la Gran Colombia que a pesar de ser disuelta en 1830, Panamá formo parte de Colombia hasta 1903, inclusive Bolívar eligió a Panamá como sede del Congreso anfictiónico de Panamá en 1826 que se realizó en recuerdo de la liga anfictiónica de Grecia.

Su visión de un conglomerado de países para fortalecerse y protegerse, lo podemos encontrar hoy en día en integraciones americanas como la OEA o mundiales como la ONU.

Su visión de estadista y su pensamiento profundo están hoy en día más vigentes que nunca.

Sus discursos, cartas, proclamas y juramentos deben ser materia obligatoria en las cátedras de historia no solo de Venezuela sino de historia universal, porque Bolívar no ha muerto, sigue vivo inspirando hoy más que nunca a millones de personas que anhelan un mundo mejor, sin yugos e imposiciones religiosas, políticas o ideológicas.

[email protected]

@migueltruzman

miguel_truzman_tamsot

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here