Biden promete ser «más imparcial» en relación Israel-Palestina

0
123

Cambios. Esa es la palabra que parece estar de moda en el Medio Oriente. Elecciones, progresos en la lucha contra la pandemia y establecimiento de relaciones entre países que hace un año se detestaban marcan la nueva rutina en esta zona del mundo.

Redacción Israel Internacional.-

Uno de esos cambios es la llegada a la presidencia de los Estados Unidos de Joe Biden, lo que podría (y así parece), iniciar un giro en las relaciones del país norteamericano con las naciones que componen el Medio Oriente.

Y he aquí que el embajador interino de EE. UU. en la ONU, Richard Mills, informó sobre la decisión del Mandatario Biden de «abordar el conflicto sigue siendo la mejor manera de garantizar el futuro de Israel como un Estado democrático y judío, al tiempo que defiende las aspiraciones legítimas de los palestinos a un Estado propio y vivir con dignidad y seguridad”, de acuerdo con información de la agencia AP.

La administración del expresidente Donald Trump brindó un apoyo sin precedentes a Israel, al reconocer a Jerusalén como su capital, trasladar ahí la embajada de EE. UU., recortar la asistencia financiera para los palestinos y respaldar los asentamientos israelíes en Judea y Samaria.

Mills dejó en claro que la administración de Joe Biden hacia el conflicto israelí-palestino sería más imparcial que la de su antecesor, tal como lo recoge el portal Enlace Judío-México.

Bajo la nueva administración, la política de EE. UU. será apoyar una solución de dos Estados mutuamente acordada, una en la que Israel viva en paz y seguridad junto a un Estado palestino viable”, dijo.

Mills dijo que la paz no se puede imponer a ninguna de las partes y enfatizó que el progreso y una solución definitiva requieren la participación y el acuerdo de israelíes y palestinos.

“Para avanzar en estos objetivos, la administración Biden restablecerá un compromiso creíble de EE. UU. con los palestinos y los israelíes”, dijo.

“Esto implicará renovar las relaciones de EE. UU. con el liderazgo palestino y el pueblo palestino”, dijo Mills.

“El presidente Biden ha dejado claro que tiene la intención de restaurar los programas de asistencia de EE. UU. que apoyan los programas de desarrollo económico y la ayuda humanitaria al pueblo palestino, y tomar medidas para reabrir las relaciones diplomáticas que fueron cerradas por la última administración de EE. UU.“, dijo Mills.

Trump recortó los fondos para la agencia de la ONU encargada de los refugiados palestinos, la UNRWA. Este organismo proporciona educación, atención médica, alimentos y otros asistencia a unos 5.5 millones de refugiados y sus descendientes en Judea y Samaria y la Franja de Gaza, así como en JordaniaSiria y Líbano.

La administración Trump también cerró la oficina de la Organización para la Liberación de Palestina en Washington en septiembre de 2018, cerrando efectivamente la misión diplomática de los palestinos en EE. UU.

Mills dijo que Washington espera comenzar a trabajar para construir lentamente la confianza en ambos lados para crear un entorno para alcanzar una solución de dos Estados.

Para perseguir este objetivo, dijo Mills, “EE. UU. instará al gobierno de Israel y a los palestinos a evitar pasos unilaterales que dificulten una solución de dos Estados, como la anexión de territorio, la actividad de asentamientos, las demoliciones, la incitación a la violencia y proveer compensaciones a presos por actos de terrorismo”.

Israel ha acusado a los palestinos de incitar a la violencia y se ha opuesto con vehemencia a que la Autoridad Palestina pague a las familias de los encarcelados por atacar o matar israelíes.

Mills indicó que “EE. UU. mantendrá su firme apoyo a Israel“, oponiéndose a las resoluciones unilaterales y otras acciones en los organismos internacionales que señalan injustamente a Israel y promoviendo la posición y participación de Israel en la ONU y otras organizaciones internacionales.

La administración Biden dio la bienvenida a la reciente normalización de las relaciones entre Israel y varias naciones árabes e instará a otros países a establecer vínculos, dijo Mills.

“Sin embargo, reconocemos que la normalización árabe-israelí no es un sustituto de la paz israelo palestina”, dijo.

Mills enfatizó que el estado tenso de la política israelo-palestina, y el hecho de que la confianza entre las dos partes “está en su punto más bajo”, no exime a los países miembros de la ONU “de la responsabilidad de tratar de preservar la viabilidad de una solución de dos Estados”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here