Benny Gantz: ¿super ministro?

0
150

«La política da para todo» señala un dicho popular, y en el caso de la película de suspenso que vive el gabinete de Israel, se agrega un nuevo capítulo y bajo un solo nombre: Benny Gantz.

Apolinar Martínez-Mario Beroes/Israel Internacional.-

Ayer el israelí común y corriente vivió un nuevo capítulo de este «dramón televisivo» en el que se ha convertido la elección del nuevo Primer Ministro, y lo peor es que la trascendencia de este asunto todavía no se conoce.

Pero va a ser determinante para que el martes 4, cuando termina el plazo para que Benjamín Netanyahu presente su fórmula de gobierno al Knéset o Parlamento, se sepa qué va a pasar en el Israel político.

 Gantz no…pero sí

Benny Gantz, actual ministro de la Defensa fue designado ahora titular de la cartera de  Justicia israelí, después de que la Corte Suprema de Justicia bloqueara el nombramiento Ofir Akunis, aliado de Benjamín Netanyahu, procesado actualmente por corrupción.

Netanyahu retrocedió y «rectificó» y llevó al gabinete de ministros la candidatura de Gantz tras la intervención del fiscal general de Israel, Avichai Mandelblit, que consideró «ilegal» la designación de Ofir Akunis..

Vacancia en Justicia

Sin titular o sin ministro desde principio de mes, la cartera de Justicia es un asunto especialmente sensible por el juicio que afronta el jefe de Gobierno, en plena transición tras las elecciones del 23 de marzo hasta formar un nuevo Ejecutivo.

Gantz acusó ayer al primer ministro en funciones de abuso de poder y defendió impedir los intentos de «una persona que enfrenta graves cargos penales dañe y controle el aparato responsable del Estado de Derecho».

Netanyahu posee actualmente el mandato para crear un Ejecutivo en Israel, aunque hasta ahora no ha conseguido reunir una mayoría parlamentaria suficiente para reeditar el cargo.

El plazo para conseguirlo termina el próximo martes aunque podrá solicitar 14 días adiciones al presidente, Reuvén Rivlin, que puede autorizarlo o elegir a otro candidato a formar Ejecutivo con el fin de salir del bloqueo político de más de dos años que vive el país.

El juicio que afronta Netanyahu está actualmente en fase probatoria y en él está siendo juzgado por presuntos delitos de cohecho, fraude y abuso de confianza en tres casos separados de corrupción, que tienen pena de cárcel.

Así que pareciera que este «dramón» al mejor estilo de cualquier novela mayamera no ha concluido, a pesar del hastío del israelí común y corriente, que se alegra de la erradicación de la pandemia, pero no puede decir lo mismo de la mala política.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here