Bennett: «Actuaremos con energía contra cualquier boicot contra Israel»

0
11

El primer ministro Naftali Bennett habló con el director de la compañía Unilever, propietaria de Ben & Jerry’s, y protestó por la decisión de esta de no vender más helados en los asentamientos israelíes en Judea y Samaria (Cisjordania).

Redacción Israel Internacional-Enlace Judío México.-

La conversación se produjo después de que Ben & Jerry’s anunció el lunes que ya no distribuirá sus productos en el “territorio palestino ocupado“, aparentemente refiriéndose a Judea y Samaria y Jerusalén Este.

La decisión entrará en vigor a fines de 2022, cuando expire su contrato con el actual fabricante y distribuidor israelí.

Bennett le dijo al director ejecutivo de UnileverAlan Jope, que mantiene “un punto de vista muy serio de la decisión de Ben & Jerry’s de boicotear a Israel“, según un comunicado de la Oficina del Primer Ministro de Israel.

El primer ministro le recalcó a Jope que Ben & Jerry’s, propiedad de Unilever, estaba dando un “paso claramente anti-israelí”.

Bennett enfatizó que Israel considera que la medida tiene “serias implicaciones legales y de otro tipo” y agregó que el Estado judío “actuará enérgicamente contra cualquier acto de boicot dirigido contra sus ciudadanos”, dijo el comunicado.

Por su parte, el embajador de Israel en los EE. UU.Gilad Erdan, envió cartas el lunes por la noche a los gobernadores de 35 estados donde existen leyes contra el boicot a Israel, pidiéndoles que impongan sanciones a Ben & Jerry’s de acuerdo con su propia legislación.

“Dejaremos en claro a Ben & Jerry’s Internacional que su despreciable decisión tendrá implicaciones”, tuiteó Erdan, junto con una copia de su carta.

Erdan escribió en la carta que “el boicot de cientos de miles de ciudadanos que viven en Judea y Samaria” es la “adopción de facto de prácticas antisemitas y el avance de la deslegitimación del Estado judío y la deshumanización del pueblo judío”.

Señaló que había “ramificaciones legales” para las decisiones basadas en las leyes estatales e instó a que “las empresas estadounidenses con agendas ideológicas radicales” no puedan operar en contra de la política estadounidense.

También señaló que dado que hay palestinos que compran y trabajan en los mismos supermercados de Judea y Samaria, ellos también se verán afectados.

Pidió a los gobernadores que “hablen” en contra de la decisión de la empresa y tomen “cualquier otro paso relevante, incluso en relación con las leyes de su estado y los tratos comerciales entre Ben & Jerry’s y su estado”.

Erdan recordó que una presión similar en 2018 llevó a Airbnb a revertir una decisión similar en contra de trabajar con los asentamientos israelíes en Judea y Samaria.

Uri Kendler, vicepresidente de Ben & Jerry’s Israel, el licenciatario del fabricante mundial de helados, dijo el martes que la medida fue una capitulación al movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra Israel.

Kendler le dijo a la estación Radio 103FM que durante años el movimiento BDS había ejercido presión sobre Ben & Jerry’s, algo que él y otros miembros de la compañía israelí buscaron frenar.

“Siempre lo resistieron [la presión]”, dijo. “Distinguieron entre nuestras actividades y las actividades políticas en Israel, y entendieron que aquí es muy complicado”.

“Lamentablemente, BDS los persuadió”, dijo Kendler, señalando que se había incrementado la presión a raíz del conflicto de mayo entre Israel y el grupo terrorista Hamás en Gaza.

En una entrevista separada con la emisora ​​pública de KanKendler dijo: “Recibimos una demanda ilegal e ilegítima de no vender en los asentamientos y en Jerusalén [Este]”.

Israel ve a toda Jerusalén como su capital, mientras que la mayoría de la comunidad internacional no reconoce su soberanía en Jerusalén Este, que los palestinos buscan como la capital de su futuro estado.

“Le explicamos que no estamos preparados para hacer eso”, dijo. “Después de meses de negociaciones, tomaron un movimiento unilateral con un anuncio que es inaceptable para nosotros”.

Kendler dijo que los ejecutivos de Ben & Jerry’s habían recibido información errónea de activistas de BDS. También criticó al gobierno por permitir que Unilever continúe operando en el país mientras sus entidades boicotean los asentamientos.

El director ejecutivo de Ben & Jerry’s IsraelAvi Zinger, dijo a Kan: “Que ellos [Ben & Jerry’s] cedieran es un gran logro para el BDS“.

Dijo que a la luz de la atmósfera “insoportable” en EE. UU., en particular después del conflicto de mayo entre Israel y Hamás, “pensaron que si me sacrifican, después de 35 años de operación, tendrán algo de tranquilidad”.

Pero lo que Zinger dijo que le preocupaba especialmente era la idea de que muchos israelíes podrían dejar de comprar el helado aunque sea de fabricación local: “Es importante que la gente distinga entre el producto blanquiazul [israelí] y la empresa internacional”.

El canciller israelí calificó a la decisión de Ben & Jerry’s como “una lamentable capitulación al antisemitismo, al BDS, y a todo lo que es malo en el discurso anti-israelí y antijudío“.

El lunes hubo protestas contra Ben & Jerry’s tras el anuncio y celebraciones por otros por la decisión.

Nadav Tamir, director ejecutivo del grupo judío J Street, que se opone a los asentamientos de Judea y Samaria, dijo a la Radio del Ejército que la respuesta de Israel solo alienta más actividad de BDS.

“Estoy un poco decepcionado con la respuesta del ministro de Asuntos Exteriores Lapid“, dijo a la estación. “La legislación contra el BDS es considerada por los liberales en EE. UU. como el silenciamiento de voces, dañando la libertad de expresión y como antidemocrática”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here