Bennett ayuda a Netanyahu a formar gobierno

0
18

Al primer ministro Benjamín Netanyahu, en su lucha contra el tiempo para formar gabinete, le restan 20 días, más catorce que puede solicitar como prórroga, acaba de recibir una valiosísima bomba de oxígeno.

Apolinar Martínez-Mario Beroes/Israel Internacional.-

Y es que lo que tanto se rumoreó sobre un apoyo del partido Yamina de Naftalí Bennett ya es un hecho. El líder del partido nacionalista Yamina, con siete escaños, le dio el sí a Netanyahu, es decir, “el Likud puede contar con los votos de Yamina”.

Qué obtendrá Bennett y su gente es lo que está por verse, porque a pesar de estos siete votos, a Netanyahu todavía le faltan un par de votos más para poder alcanzar los 61 con los cuales conformaría mayoría en la Knéset, que es lo que está establecido en la Constitución israelí.

Bennet con «Benny»

Bennett, tras darle su apoyo al mandatario, señaló en un comunicado que había explorado coaliciones con el bloque anti-Netanyahu, «pero que por el bien del estado de Israel, era el Primer Ministro la mejor opción.

Todavía faltan dos diputados

Aún así, los siete diputados que aporta Yamina no alcanzan los 61 escaños necesarios para crear un ejecutivo, tarea que tiene asignada el primer ministro en funciones.

Netanyahu tenía asegurado antes de los comicios del 23 de marzo el apoyo del Partido Sionista Religioso y el de los ultraortodoxos, Shas y Judaísmo Unido de la Torá. La suma de Bennett le acerca a la mayoría (59) pero todavía necesitaría al islamista árabe, Raam, que han vetado sus socios.

Bezalel Smotrich, líder del Partido Sionista Religioso, abiertamente anti-árabe y homófobo, descartó el apoyo de Raam, incluso externo, en un ejecutivo de coalición.

El primer ministro en funciones cuenta todavía con más de 20 días, más 14 adicionales que podría pedir- para establecer un gobierno que saque del bloqueo al país y evite unas quintas elecciones en poco más de dos años.

De fracasar en su tarea, el presidente de Israel, Revuén Rivlin, podría entregar el mandato para formar Ejecutivo a otro candidato entre el llamado bloque del cambio, compuesto por partidos de diferente ideología que se oponen a gobernar con Netanyahu.

El centrista Yair Lapid, de Yesh Atid, fue el que más recomendaciones obtuvo por detrás de Netanyahu durante las consultas del presidente con los partidos políticos, pero también alejado de la mayoría.

Lapid intentó arrastrar el apoyo de Bennett con una propuesta de jefatura rotativa en un gobierno de coalición con el bloque anti-Netanyahu.

Bennett ha ocupado varias carteras ministeriales en anteriores ejecutivos de Netanyahu, entre ellas, las de Defensa y Economía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here