Bennett: «¿Para qué reunirme con Abbas, si me opongo a un Estado palestino?»

0
110

El primer ministro israelí Naftali Bennett dijo que no ve ninguna razón para reunirse con el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, a pesar de una serie de contactos de alto nivel entre su gobierno y Ramallah.

Redacción Israel Internacional/Enlace Judío.-

Bennett, en entrevistas con medios de comunicación israelíes en vísperas de Yom Kipur, citó como razones de ello la insistencia por parte de la Autoridad Palestina ante la Corte Penal Internacional y el pago de fondos a terroristas y sus familias.

“No veo ninguna lógica en encontrarme con alguien que está denunciando a soldados de las FDI en La Haya y acusándolos de crímenes de guerra, y al mismo tiempo pagando salarios a terroristas”, dijo Bennett a la cadena israelí Kan. “No veo la lógica en encontrarme con él”.

En marzo, la fiscal principal de la Corte anunció la apertura de una investigación sobre las acciones cometidas por Israel y los palestinos en Judea y Samaria (Cisjordania), Gaza y Jerusalén Este desde el 13 de junio de 2014. Fue la solicitud de Abbas a La Haya la que llevó a la investigación.

Bennett dijo a líderes judíos estadounidenses a principios de este mes que no se reunirá con Abbas, citando la decisión del jefe de la Autoridad Palestina de llevar a Israel ante la CPI.

Esa llamada se produjo días después de que el ministro de Defensa israelí, Benny Gantzse reuniera con Abbas en Ramallah, en las primeras conversaciones cara a cara de alto nivel entre funcionarios israelíes y palestinos en más de una década.

Cuando se le preguntó el martes sobre la importancia de la reunión en términos de la política del nuevo gobierno con respecto a los palestinos, Bennett reiteró su creencia de que no sería posible ningún avance político en el futuro cercano, manteniendo su posición de larga data de que no debería levantarse un Estado palestino.

“Me opongo a un Estado palestino; creo que sería un error terrible”, dijo. “No haré eso”.

Al mismo tiempo, dijo Bennett, estaba de acuerdo con el enfoque de Gantz de mantener los lazos y conexiones con los funcionarios palestinos para mantener la calma y la coordinación de la seguridad.

Pero, agregó, no hay posibilidad actual de reiniciar las conversaciones de paz con los palestinos. “Todos entendemos que por el momento no es relevante”, dijo.

Israel y la Autoridad Palestina históricamente mantienen una cooperación de seguridad en Judea y Samaria que ambos consideran vital. Sin embargo, los lazos de seguridad se degradaron el año pasado en medio de una serie de movimientos del entonces presidente estadounidense Donald Trump, que parecían favorecer la posición israelí.

Abbas dijo que los lazos se restablecerían después de que el presidente de EE. UU.Joe Biden, asumiera el cargo en enero.

En declaraciones al sitio de noticias Walla! News, el primer ministro dijo que sabe que muchos israelíes están enojados con él por su decisión de formar un gobierno con partidos israelíes de izquierda y uno árabe, pero que apoya la medida.

“Hay bastantes personas entre la gente que estaban muy decepcionadas por el hecho de que se creó este gobierno y cómo se creó”, dijo Bennett. “Espero y pido que vengan con la mente abierta y me juzguen a mí y al gobierno por nuestras acciones”.

Bennett, quien rotará en el cargo de primer ministro con el líder del partido Yesh AtidYair Lapid, pudo formar una coalición de partidos de izquierda, centristas y de derecha junto con el islamista Ra’am, en gran parte a través de su objetivo común de quitar a Benjamín Netanyahu de la oficina del primer ministro.

El nuevo gobierno, que asumió el cargo en junio después de 4 elecciones nacionales desde abril de 2019, está integrado por 8 de los 13 partidos que obtuvieron escaños en las elecciones del 23 de marzo: Yesh AtidKajol LavánYisrael BeitenuAvodáYaminaTikvá JadasháMeretz y Ra’am.

Netanyahu y sus aliados han criticado regularmente a Bennett por confiar en el apoyo de Ra’am para jurar el gobierno de poder compartido, aunque el Likud hizo sus propios esfuerzos para cortejar al partido islamista después de las elecciones generales de marzo.

Bennett dijo en las entrevistas que podría haber dejado pasar la oportunidad de formar un gobierno improbable que abarcara todo el espectro político y, en su lugar, ir a una quinta elección, “y sé que mucha gente está enojada, y eso está bien, y yo apoyo mi decisión”.

Se disculpó por “el dolor que le causé” a la familia de Barel Hadaria Shmueli, un oficial de la Guardia Fronteriza que recibió un disparo en la cabeza a quemarropa de un pistolero palestino el 21 de agosto y sucumbió a su heridas poco más de una semana después.

Su familia, junto con activistas de derecha y legisladores de la oposición liderada por Netanyahu, acusaron al Ejército de emitir reglas de enfrentamiento demasiado restrictivas que, según ellos, impiden que las tropas actúen como deberían ante terroristas en la valla de seguridad.

El padre de Shmueli ha sugerido que Bennett debería dimitir por el incidente, su madre ha dicho que no confía en el gobierno ni en el Ejército. La familia también ha rechazado la investigación de las FDI, exigiendo una investigación independiente.

“Cometí un error”, dijo, refiriéndose a una llamada telefónica que hizo a la familia en la que confundió el nombre de Shmueli con el de su padre. “Pido disculpas a la familia, pero es importante señalar que no fue asesinado, cayó cumpliendo con su deber”.

Las FDI han negado que las regulaciones de fuego abierto hayan llevado a su muerte, señalando que el propio Shmueli disparó contra los alborotadores cuando se apresuraron a cruzar la frontera, y aseguran que un malogrado despliegue de las tropas fue lo que resultó en ello.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here