AMIA: Crimen de lesa humanidad

0
14

En unos pocos días se cumplen 27 años del ataque terrorista que redujo a escombros el edificio de la AMIA en Buenos Aires y que, pese al tiempo transcurrido, lo brutal del crimen, la cantidad de víctimas, así como las pruebas que muestran la autoría intelectual y financiera de la teocracia iraní y su engendro libanés, tal embate continúa sin justicia.

Beatriz de Rittigstein/Israel Internacional.-

De hecho, en este largo lapso, la ilegalidad e indolencia caracterizaron las investigaciones; no obstante, las pesquisas determinaron que los autores intelectuales se encontraban en el seno del propio régimen de los ayatolás y los ejecutores, terroristas del Hezbollah, incluyendo al suicida que estrelló el carro-bomba contra la sede de la institución.

Además, se conoce la complicidad de elementos argentinos, pero en este punto, las pruebas fueron convertidas en una enredada maraña que resultó en mayores arbitrariedades.

Los iraníes acusados se han burlado de los dictámenes. A uno de ellos, Hadi Soleimanpour, la justicia británica le permitió regresar a su país; otro caso: Ahmad Vahidi, estuvo presente en la graduación de una escuela militar en Bolivia. Mohsen Rabbani realizó viajes proselitistas a Brasil.
Hace unos 15 años, el jefe de los fiscales, Alberto Nisman demostró que el ataque del 18 de julio de 1994 repitió “una semejante metodología de acción y tuvo patrones idénticos” a posteriores atentados.
Probablemente, esa cercanía a circunstancias relacionadas con la causa AMIA, le costó la vida. En ese sentido, recientemente, Cristina Kirchner, quien irrespetó la memoria de los ciudadanos argentinos, pidió la nulidad de la causa del Memorándum de Entendimiento con Irán, instrumento con el cual se pretendió eximir de su responsabilidad al Estado gestor del terrorismo.
Sin ninguna duda, el ataque contra la AMIA debe considerarse un delito de lesa humanidad, pues fue consumado secundando una política concreta de un país o de una organización, con la intención de infligir daños a determinados sectores; por ello, los organismos internacionales tienen la incumplida obligación de encargarse del proceso.
La Corte Internacional de La Haya debería asumir un rol primordialmente activo pues, en estos años de impunidad, las comunidades judías en el mundo afrontan descaradas amenazas del mismo perpetrador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here