¿Los Acuerdos Abraham cambiaron la percepción de los países árabes hacia Israel?

0
27

La integración de las alianzas más inverosímiles fue posible gracias a un enfoque en las necesidades nacionales de los países de la región. El interés supremo de esos líderes sunitas moderados se mantuvo constante. Sin embargo, la forma de darse cuenta fue al revés: acercarse a Israel en lugar de abusar de Israel.

´Valeria Ortiz/Israel Internacional.-

Esta renovación, la normalización árabe-israelí como base para una calma mutuamente beneficiosa, es el resultado de un corte entre tres desarrollos geopolíticos significativos: las aspiraciones de Irán de hegemonía regional y su programa nuclear; la inestabilidad interna e incluso los levantamientos islámicos radicales en un gran número de países árabes, erróneamente denominados «Primavera Árabe»; y una determinación obstinada junto a una estrategia que va más allá del protocolo por parte de Washington.

Estas condiciones, juntas, crearon una tormenta perfecta, explotada por sus partidarios para llevar a este resultado sin precedentes: cuatro acuerdos de normalización árabe-israelí hasta la fecha, una coalición pública anti-iraní como la de la cumbre de Varsovia, acuerdo tácito a ideas previamente consideradas. Escandalosos como los ataques aéreos. Los israelíes se oponen a la infraestructura militar iraní en Siria, junto con una total indiferencia -aparte de la palabrería- del problema palestino.

Este enfoque poco convencional contrasta radicalmente con la opinión predominante, que hasta la fecha ha exigido que el conflicto israel-palestino sea abordado a través de una serie de demandas que Israel no pudo aceptar, como condición previa para la normalización y la cooperación.

Después de un período en el que se firmó el protocolo, esbozado por la Iniciativa de Paz Árabe en 2002, las declaraciones de la UE y más, los líderes árabes comenzaron a mostrar una flexibilidad asombrosa hacia lo que antes se consideraban principios arraigados e intransigentes.

Con el telón de fondo del retumbar de los tambores de guerra, con las fuerzas iraníes de pie en la puerta de su hogar y sus emisarios representantes apareciendo y floreciendo dentro de sus territorios, los líderes decidieron almacenar el protocolo y priorizar sus intereses nacionales, mientras apostaban seriamente por sus intereses, prestigio y reputación.

Mientras tanto, foros internacionales enredados y sesgados han seguido dictando decisión tras decisión contra Israel, ya sea en la Asamblea General de la ONU, el Consejo de Derechos Humanos o la Organización Mundial de la Salud, repitiendo como anticuados paradigmas que han perdido su poder, completamente desvinculados de la realidad sobre el terreno.

La combinación de desafíos comunes con un enfoque directo y pragmático ha llevado a los líderes árabes, israelíes y estadounidenses a alinearse de una manera nunca antes vista. Israel ha pasado así de lo que parece ser la entidad marginada, aislada y amenazada de la región, un chivo expiatorio de los muchos problemas del mundo árabe, a un socio clave para abordar importantes cuestiones económicas y de seguridad.

Desde el punto de vista israelí, esta nueva realidad también puede servir como palanca contra la Autoridad Palestina, lo que conducirá a un compromiso que sea mejor para Israel.

Si es así, el principio rector de los Acuerdos de Abraham es que la paz duradera se puede lograr en el Oriente Medio sólo cuando el poder y los intereses se encuentran. Los países árabes no solo han llegado a un acuerdo con el poder militar radiante de Israel, el octavo en el mundo, sino que también han visto cara a cara las amenazas a la seguridad, e incluso las amenazas de supervivencia a la paz de la región y su propio bien.

Esto se hizo demostrando buena voluntad, pero nos equivocamos al pensar que cualquiera de las partes de esta medida actuó únicamente por buena voluntad.

Este dramático desarrollo estratégico también arroja una luz más amplia sobre las opiniones predominantes sobre las relaciones internacionales, y requiere un pensamiento crítico hacia conceptos que a veces tienden a subestimar su valor en la marcha actual hacia la globalización: religión, tribu, interés nacional y poder.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here