Gantz: «Israel podría emplear un nuevo acuerdo nuclear con Irán»

0
26

El ministro de Defensa, Benny Gantz, dijo que estaba dispuesto a aceptar un escenario en el que Estados Unidos negocie un nuevo acuerdo nuclear con Irán, en un comentario poco común de un alto funcionario del gobierno que no rechazó de plano tal acuerdo multilateral.

Redacción Israel Internacional/Enlace Judío.-

Pero el ministro de Defensa quiere ver un “Plan B viable” si fracasan los esfuerzos para resucitar el pacto e indica que un ataque militar israelí también podría estar sobre la mesa.

“Aceptaría el enfoque actual de Estados Unidos de volver a poner el programa nuclear de Irán en una caja”, dijo Gantz a Foreign Policy en una entrevista publicada el martes, empleando la retórica utilizada por la administración Biden para describir el objetivo del acuerdo nuclear de 2015. conocido formalmente como Plan de Acción Integral Conjunto.

Si bien los funcionarios de defensa israelíes que no están en el gobierno han indicado un grado de tolerancia hacia el JCPOA o un acuerdo nuclear negociado de cualquier tipo en el pasado, ese sentimiento no se ha extendido a los funcionarios públicos, y Gantz parece ser el miembro más importante del gabinete en reflejarlo.

Sin embargo, un portavoz del ministro aclaró más tarde que Gantz no apoya un regreso estadounidense al JCPOA, sino que sostiene que Israel aceptaría algún otro acuerdo nuclear más largo, más amplio y más fuerte.

El primer ministro Naftali Bennett aseguró al presidente estadounidense Joe Biden en la Casa Blanca el mes pasado que no haría campaña pública contra los esfuerzos de Washington para convencer a Irán de que regrese al acuerdo de 2015 negociado por el ex presidente estadounidense Barack Obama y derogado por el predecesor de Biden, Donald Trump en 2018, dijeron funcionarios israelíes.

Fue el predecesor de Bennett, Benjamin Netanyahu, quien hizo una campaña agresiva contra el JCPOA e incluso aceptó una invitación para dirigirse a una sesión conjunta del Congreso donde presionó sin éxito a los legisladores contra el acuerdo en 2015, lo que agravó una brecha ya creciente entre Israel y el Partido Demócrata de EE. UU..

Bennett también ha dejado en claro que se opone a un acuerdo nuclear negociado y no ha declarado públicamente que su resurrección sea algo con lo que Israel podría vivir, como hizo Gantz en su entrevista del martes.

El ministro de Defensa también dejó en claro que quería ver un “plan B viable dirigido por Estados Unidos” que incluyera una presión política, diplomática y económica significativa contra Teherán impuesta conjuntamente por Estados Unidos, Europa, Rusia y China, así como una amenaza militar creíble, si las conversaciones en Viena que buscan un regreso de Estados Unidos e Irán al JCPOA no dan frutos.

Cámaras de televisión frente al “Grand Hotel Vienna” donde se llevan a cabo conversaciones nucleares a puerta cerrada en Viena, Austria, el 20 de junio de 2021 (Florian Schroetter / AP).

“Tenemos que conectar a China en esto también, Asia tiene que desempeñar un papel”, dijo Gantz, y señaló los crecientes vínculos económicos de Irán con el Lejano Oriente. “Israel no tiene la capacidad de liderar un plan B real, no podemos armar un régimen de sanciones económicas internacionales. Esto tiene que ser liderado por Estados Unidos“.

Irán tiene que temer que Estados Unidos y sus socios sean serios”, agregó.

Gantz también indicó a Foreign Policy que Israel tenía su propio “plan C” que implicaría una acción militar.

“Si las cosas se complican, llegaremos allí”, dijo Gantz, cambiando al inglés para aclarar el punto, y agregó: “No somos Estados Unidos, pero tenemos nuestras capacidades”.

Continuó advirtiendo que si las potencias mundiales no evitan que Irán adquiera un arma nuclear, conducirá a una carrera de armamentos nucleares. “Otros estados no se quedarán en silencio… Lo comprarán directamente de Pakistán o de quienes puedan”.

Sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán y la rápida toma de posesión del país por los talibanes, Gantz defendió a la administración Biden y explicó que la política había sido “completamente comprensible… de lo contrario, podría estar allí para siempre”, y agregó que “no hay retiradas felices…”

Sin embargo, dijo que no se debe permitir que Irán infiera del escenario de Afganistán que “todo lo que tienes que hacer es mantenerte fuerte y decidido y Occidente se retirará”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, da la mano al primer ministro israel, Naftali Bennett, cuando se reunen en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el viernes 27 de agosto de 2021, en Washington. (Foto AP / Evan Vucci)

También sobre el tema palestino, Gantz ofreció algunos de sus comentarios más detallados hasta la fecha.

Si bien expresó su apoyo a la “necesidad de dos entidades políticas aquí”, no se le citó usando el término “estado” para describir la futura entidad palestina que imagina.

Además, dijo que Israel no desmantelaría ninguno de sus asentamientos en Judea y Samaria, dejando mucho menos territorio del que los palestinos imaginan para su estado y que la mayoría de los analistas creen que producirá fronteras viables.

“[El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud] Abbas todavía sueña con las líneas de 1967… Esto no sucederá”, dijo Gantz. “Tiene que darse cuenta de que nos quedamos allí… No vamos a derribar asentamientos”.

Fue la primera vez que Gantz expresó su oposición a la evacuación de los asentamientos, sin ni siquiera diferenciar entre las ciudades israelíes más cercanas a las Líneas Verdes y las que se encuentran en las profundidades de Cisjordania, como lo ha hecho en el pasado.

La negativa a evacuar los asentamientos ha sido una política reciente de Netanyahu, pero aún no se había extendido al centro del mapa político donde Gantz ha tratado de establecerse.

No obstante, insistió en que mantener los lazos con Abbas y la Autoridad Palestina es “un valor de suma importancia”.

Ambos celebraron una reunión en Ramallah el mes pasado, después de la cual Gantz anunció una serie de pequeños gestos destinados a mejorar los medios de vida palestinos. Su oficina sostiene que a Israel le interesa fortalecer la Autoridad Palestina para presentar una alternativa moderada al grupo terrorista Hamas que gobierna Gaza.

Pero Bennett todavía se encuentra en la cima del gobierno y ha dejado en claro que ni siquiera se reunirá con Abbas, y mucho menos entablará negociaciones políticas con él.

“En general, el gobierno está funcionando bien, estamos haciendo espacio para los demás [para trabajar]… pero yo soy el líder en asuntos de seguridad”, dijo Gantz.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here