49 años de la «Masacre de Munich»

0
312

El 5 de septiembre de 1972 fueron secuestrados y posteriormente asesinados once miembros del equipo olímpico israelí por Septiembre Negro, un grupo de terroristas palestinos.

Apolinar Martínez/Israel Internacional

El jueves 5 se cumplieron 49 años de un atentado terrorista que enlutó los “juegos felices”. Siete mil atletas de 121 países mostraban los mejor de sus habilidades deportivas, en un evento en que el nadador Mark Spitz comenzaba su excepcional carrera de siete medallas de oro en una sola Olimpiada, o que Lasse Virén conmovía al mundo por sus medallas doradas en los cinco mil y diez mil metros.

Pero nadie imaginaba que el terror se había introducido en la Villa Olímpica y pretendía no sólo acabar con los Juegos, sino dejar una huella imborrable de muertes sin sentido.

Como tuve la suerte de estar en esa contienda olímpica, narraré mi propia versión de los hechos, la cual ya escribí en su oportunidad para el diario deportivo Meridiano

Periodistas venezolanos en los Olímpicos de Munich

Armando Naranjo, Luis García, el fotógrafo Francisco Mata y yo formamos el equipo de periodistas que acompañamos a la delegación venezolana.

Dos semanas de competencia ( los Juegos comenzaron el 26 de agosto) y de excepcionales competencias entre otras la actuación de las dos Alemanias, cuyos atletas se estimulaban recíprocamente , como en anticipo de lo que sería la conversión en sólo país.

En la mañana del 5 de septiembre el Director Técnico de la delegación Carlos Sánchez me llamó desde la Villa Olímpica-nosotros estábamos en la Villa de Prensa-y me dijo que pasaba “algo extraño en la Villa”.

Rápidamente con mis compañeros nos presentamos a la Villa de Prensa, creo que fuimos los últimos en poder entrar-y desde nuestra delegación, encerrados al principio y sin saber qué pasaba esperamos para tratar de informar al periódico.

( Yo tenía una columna Apolinar en Munich). A las diez de la mañana aproximadamente se convocó una rueda de prensa en la que se nos dijo que los juegos habían sido suspendidos porque un grupo de terroristas se había metido en la delegación israelí y tenía unos prisioneros.

Suspensión de un día

Desde nuestra “cárcel” en la delegación, apenas podíamos ver de vez en cuando que de la delegación israelí salían algunos hombres, uno con sombrero, que hacían señales como de guapetones.

Por los televisores que teníamos pudimos enterarnos que el presidente del Comité Olímpico Internacional Avery Brundage había decidido que los Juegos continuarían porque “no se podía complacer a los terroristas”. Esta posición fue altamente criticada por distintos países.

La masacre de Munich

Lo acontecido posteriormente con el intento de negociar con los secuestradores, el asesinato de los once atletas israelíes, la cacería que se realizó hasta dar con ellos y matar a quienes participaron los horribles sucesos,han sido ampliamente divulgados en artículos, revistas y hasta en el cine.

Para quienes el destino quiso colocarnos en el lugar de los acontecimientos, ha quedado grabado para siempre doloroso recuerdo, y la convicción, que pese al fanatismo y al odio, el deporte debe ser respetado y conservado como un sitial para el encuentro y la amistad entre los hombres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here